La cantidad de desperdicio pudo reducirse en un 5% durante el 2009. La proporción de desechos peligrosos de la producción subió levemente.